miércoles, 18 de febrero de 2009

Los legionarios por sí mismos

Entrevista con el sacerdote Rafael Jácome, L. C., de fines de enero de 2005, cuando se desempeñaba como vocero de los Legionarios de Cristo. La charla se realizó en una casa de sacerdotes legionarios en Tecamachalco, estado de México, al mismo tiempo que se celebraba el IV Capítulo General de los Legionarios de Cristo en Roma. Ahí, Marcial Maciel dejaba el cargo de superior general de la orden a Álvaro Corcuera Martínez del Río.

Unas semanas antes de la apertura del Capítulo General, había llegado a México el sacerdote maltés Charles Scicluna, enviado por el Vaticano a investigar los señalamientos de pederastia (delito ya prescrito) y absolución del cómplice (delito imprescriptible) que pesaban sobre Maciel. Lo enviaba el cardenal Joseph Ratzinger, entonces prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe, la policía papal, antes llamada Inquisición y Santo Oficio.

En mayo de 2006, el Vaticano, con Ratzinger investido como Benedicto XVI, declinó iniciar un juicio canónico a Maciel argumentando caridad por la deteriorada salud del sacerdote legionario, pero lo conminó a renunciar a todo ministerio público y a retirarse a una vida de oración y penitencia. En enero de 2008 falleció Maciel en Cotija, Michoacán, su pueblo natal. En enero de 2009 el New York Times reveló la paternidad del fundador de los Legionarios y del Regnum Christi. Pero lo más relevante de la noticia no era si Maciel tenía una hija, sino que por primera vez la Legión de Cristo admitía oficialmente una falta de “Nuestro Padre” y hablaba de una doble vida del sacerdote. Al día de hoy, sin embargo, la Legión no ha reconocido ningún abuso contra los ex seminaristas.

En 2005, la congregación todavía cerraba filas en torno de Maciel. Los acusadores eran falsos y respondían a intereses oscuros, sostenía su vocero. Su fundador era un instrumento de Dios para fundar una congregación que, por otra parte, funcionaba con visión “empresarial”. En ese entonces, además, Maciel estaba sano –lo afirma Jácome-, se había recuperado milagrosamente del parkinson y de dos operaciones cerebrales. Al no haber pruebas para señalarlo, añade Jácome, los directivos de Televisa le ofrecieron disculpas por haber transmitido los testimonios de las víctimas de abusos sexuales. Y Jácome reconoce, además, que los Legionarios “no se quedaron callados” respecto a Canal 40, la primera televisora en dar a conocer en pantalla los testimonios.

Ahora, la congregación, su brazo laico, llamado Regnum Christi, y sus simpatizantes y defensores pretenden partir en dos a Maciel: una cosa, dicen, fue su obra como fundador de la orden, inspirada por Dios y, otra, matizan, fue su conducta personal, que respondía a su naturaleza humana. Su doble vida la juzgará Dios, agregan, y convierten así el delito en pecado. Ya no citan la metáfora evangélica de que al árbol se le conoce por sus frutos, tan repetida anteriormente. Ellos son los frutos de un árbol con doble vida. Al resquebrajarse el tronco se sacuden las ramas y los frutos se caen. Y ellos no quieren caer, no mientras no haya otro tronco de dónde agarrarse. Ese momento vive ahora la Legión: defenderán a Maciel hasta que puedan deslindarse de él. Y luego tratarán de esconderlo en el ropero como un pecado de juventud. Por eso vale la pena recuperar estas líneas.

 

¿Por qué se percibe a la Legión de Cristo como un movimiento importante dentro de la Iglesia católica?
La importancia es por los frutos que se están viendo cada vez más palpables a nivel mundial. Ha tenido un gran auge teniendo en cuenta que nacimos en 1941, estamos a 64 años de la fundación en donde ya estamos presentes en más de 20 países; con 65 mil miembros del Movimiento Regnum Christi, 600 sacerdotes, 2 mil 500 seminaristas, la labor de educación, de evangelización, la obra social. Visto desde el punto de vista humano es casi un milagro. Lleva también la parte divina, es una obra de Dios; el fundador siempre nos lo ha repetido, la Legión de Cristo es una obra de Dios, pero también tiene su valor humano. Todos los que formamos parte de ella tenemos unos ideales, una disciplina, una metodología y sobre todo tenemos un compromiso para hacer de nuestro entorno, de nuestro México (un país) en donde brille la justicia, la solidaridad, el amor auténtico, el respeto, no sólo los sacerdotes consagrados, sino los laicos, que están comprometidos con la causa y trabajan profesionalmente en las instituciones nuestras. Es todo un compromiso espiritual y humano. ¿El por qué del éxito? Un punto importante que me gustaría recalcar, a nivel humano, además del compromiso a nivel social, también tenemos una metodología que busca ser eficaz. Trabajamos con una mentalidad empresarial. Todo lo que hacemos, todo lo que realizamos, tratamos de que sean productivas desde el punto de vista empresarial, con resultados, con programas, con objetivos, seguimiento. Cualquier empresa lleva una línea de crecimiento, programación. Intentamos que todas las obras que hacemos, además de todo el bien social, el fondo por el cual se trabaja, que no es puramente económico, sino la ayuda a nivel espiritual y social, también tratamos de que sean obras exitosas por toda la metodología que está metida dentro de todo esto: una disciplina, un orden, un programa, unos objetivos concretos. Para que sean obras que den el resultado que queremos que den: sea educación, evangelización, planificación social, ayuda social para que tengan un verdadero impacto en la sociedad en que vivimos.

En 64 años sólo han celebrado cuatro capítulos generales, da la impresión de que no hay mucha colegialidad, de que en promedio se reúnen cada 20 años.
 Cada 12 años. El último fue en 1991, cada 12 años.
 
¿Cuál es su visión del Concilio Vaticano II y la postura de la Legión respecto a la reforma que hizo la Iglesia católica?
Fidelidad al auténtico espíritu del concilio. Desafortunadamente después del concilio hubo muchas malas interpretaciones, en donde se creyó que la Iglesia dejaba de ser lo que era y se fue hacia una presunta modernización donde se dieron todo tipo de aberraciones: dejar el distintivo sacerdotal, dejar la libertad abierta a los seminaristas en la formación, que pudieran hacer cualquier tipo de experiencia, de amistad, sobre todo con chicas: ¿y qué pasó? los seminarios vacíos, evidentemente somos humanos; experimentos a nivel de liturgia: las misas parecen shows en lugar de una acción sagrada en donde había interpretaciones a propósito de la vida ; como que el péndulo, pasamos de una Iglesia poco moderna, muy conservadora, pasamos a un modelo de Iglesia muy liberal, muy abierta, muy moderna, entre comillas.

La postura de la Legión fue siempre ver qué lo que el Concilio decía, porque las interpretaciones manipularon mucho la opinión pública y la aplicación concreta en muchos lugares del mundo. El sentir del fundador fue siempre "al paso de la Iglesia: ni atrás ni adelante, lo que marca la Iglesia". ¿Cuál es el auténtico espíritu del Concilio? No lo que dicen los teólogos expertos, no lo que dicen los que interpretan. No, la Iglesia dice esto, y esto hacemos. No hay que inventar nada. Simplemente tratar de seguir lo que el Papa nos ha dicho, una frase que es hermosísima: ni adelante ni atrás de la Iglesia. Nosotros en Roma fuimos muy criticados en el post Concilio porque mantuvimos el distintivo sacerdotal, hasta la fecha lo mantenemos. En México somos de los poquísimos y es un deseo de la Santa Sede que se siga llevando. Muchos lo abandonaron y fuimos muy criticados: “no, que los legionarios retrógradas, no se modernizan, no van según lo que Iglesia va pidiendo”, pero la Iglesia no pedía eso.

Hubo cambios significativos: antes la misa era en latín, ahora es en la lengua de cada país, lo cual es de una ayuda muy buena para que los fieles entiendan lo que está sucediendo; antes el sacerdote la celebraba de espaldas al pueblo, ahora es la frente, dando la cara, porque es el sacrificio de Cristo y todos tenemos que participar de él. Son cambios que nosotros adaptamos también porque así lo pedía la Iglesia. Pero no pasamos a celebrar una misa con coca cola, pan bimbo, que muchos llegaron a esos extremos.

 

¿Cuáles serían las aportaciones teológicas fundamentales de la Legión y cuáles sus modelos teológicos?
Los modelos teológicos o las aportaciones teológicas de la Legión son los de la Iglesia. Lo que nos ha enseñado siempre el fundador es que tenemos que enseñar, vivir y practicar lo que la Iglesia nos enseña. Nosotros no tenemos que inventar nada. Hay un depósito de la fe, hay un magisterio, hay una revelación, hay una tradición de la Iglesia que incluso ni el mismo Papa puede cambiar. Nosotros recibimos esa riqueza de la Iglesia y la transmitimos con la mayor fidelidad posible. En Roma, en el Ateneo nuestro (Regina Apostolorum) lo que se enseña es teología católica sin ponerle acotamientos, apellidos, que si la teología de no sé qué, no. Es teología católica que está en el catecismo. Si pudiéramos llamar una aportación, simplemente es que somos fieles al magisterio.

En la entrevista que le hace Colina al padre Maciel habla de los votos adicionales que hacen los Legionarios. Hay un cuarto voto adicional al de todas las órdenes, el de la caridad, en donde se prohíbe criticar a los superiores. Se ha criticado que ya no corresponde al siglo XX, que viola los derechos humanos.
Una de las grandes lacras de la congregaciones religiosas es la falta de unidad, la polarización de intereses producto precisamente de esos bandos, unos que están a favor del superior y otros que quieran ser más liberales o más abiertos o más modernos. Estrictamente eso es la decadencia de las mismas congregaciones. Los romanos dicen "divide y vencerás", la división es un indicio de destrucción. ¿Qué buscamos hacer con este cuarto voto? Que haya siempre una unidad entre nosotros, que no significa que haya uniformismo (sic), que no tengamos capacidad de hablar, de libertad, de exponer, de poder señalar, replicar o hablar. La libertad existe y debe existir, si no estamos violando los más elementales derechos de la persona, que es la libertad, lo más sagrado que tenemos nosotros. ¿Cómo entender este voto adecuadamente? Es un voto en donde se está tratando de salvaguardar la unidad de la Congregación como un bien superior, evitando todo lo que son riñas, lo que son críticas, grupos de poder, que se suelen dar en muchas congregaciones, para que haya precisamente una armonía, un ambiente de fraternidad de caridad auténtica. Puede haber discrepancias con el superior: se puede hablar, dialogar, decir, no es que nos tenga con mordaza.

 

¿Las ha habido?
Sí, ha habido gente que no está de acuerdo con ciertas cosas. Y lo habla, lo dice, lo menciona abiertamente. Aquí lo importante es que la congregación tiene un espíritu, una directriz, unas constituciones. La persona que no está de acuerdo con algunas directrices y siendo honesta consigo misma, dice bueno ‘no estoy de acuerdo’, se retira. Es como en cualquier empresa, hay siempre unas normas. Si te gustan o no, hay que seguirlas, por el bien de la institución. Es igual, si no está de acuerdo con esas cosas, dice ‘esto no es lo mío pero quiero ser sacerdote, puedo ser diocesano, o prefiero ser de otra orden religiosa’. Básicamente es salvaguardar la unidad, salvaguardar el ambiente de caridad y de auténtica libertad que debe existir en cualquier orden. Donde no existe eso, tú conocerás congregaciones religiosas, es un relajo soberano, van en decadencia porque cada uno jala pa’ su rancho. En donde hay una unidad, un orden, una disciplina, hay vitalidad, hay crecimiento. Es lo que estamos viendo con nosotros, gracias a Dios, tenemos muchas vocaciones todavía.

¿Cuántos sacerdotes tiene, cuántos seminaristas y cuántos han abandonado la Legión?

Somos 2 mil 500 seminaristas y 600 sacerdotes. Hay que decirlo y no hay que vanagloriarse. Somos la congregación a nivel mundial que tenemos un mayor crecimiento en vocaciones. Es un signo de que Dios nos bendice y quiere que esto siga creciendo. Por otra parte implica un gran trabajo, los ambientes entre los jóvenes no son nada fáciles. La vivencia de los valores cristianos es cada vez más difícil.

¿Cuántos han salido? Esos datos, no soy el director, no los tengo. No hay nada qué ocultar. Ciertamente hay personas que ven cómo es la congregación, ven algunas cosas, o bien porque no tienen las cualidades, para ser sacerdote hay que tener cualidades humanas, espirituales, porque también se da, quien no las reúne se le dice, no es tu camino, o él dice 'yo por aquí no me siento'. Existe la plena libertad siempre de poder tomar una decisión en cualquier momento, incluso siendo sacerdote para poder dejar la congregación, en cualquier momento que se necesite.

Tienen la prelatura territorial de Cancún Chetumal. Quiero mencionarle un dato: Quintana Roo según el censo de 2000 tiene el 75 por ciento de católicos, está un poco lejos del 88 por ciento nacional, ¿no es un fracaso de la Legión?
No lo vería como un fracaso, lo vería como un reto. Los datos son correctos. He estado trabajando en la prelatura y las necesidades son muy grandes, no sé cuál es el índice de población. Si tomamos en cuenta que somos apenas 30 sacerdotes legionarios que estamos trabajando, más otros 8 o 10 entre diocesanos y de otras órdenes que están trabajando ahí. No nos damos abasto. El promedio de fiel por sacerdote en México es de 10 mil. El promedio allí anda por 15 mil en la población porque se ha disparado la población sobre todo en Cancún y en la Riviera Maya. ¿Qué está pasando? Nos está ganando la explosión demográfica. Por otro lado es un fenómeno del sureste de México, en Chiapas está peor: estás hablando de 50 por ciento de católicos en Chiapas, lo mismo pasa en Tabasco, un poquito menos en Mérida, la zona de Oaxaca y parte de Veracruz. Es un fenómeno del sureste en donde se da este fenómeno sectario. Son las sectas las que están más invadiendo.

¿Por qué? Hay un aspecto histórico: la evangelización en México se dio de una forma más estructurada en el centro del país, en el centro, en el Bajío, donde nacen los cristeros, mientras que en el sureste se hizo una evangelización más superficial, no tan profunda. Aquí las sectas han tenido una mayor visión para poder llegar las personas de sureste porque tienen pocas raíces y muchas necesidades y hay muchos vacíos pastorales. El reto que se nos presenta como misioneros es muy grande, somos conscientes de lo que dices y por eso nace entre otras cosas los evangelizadores de tiempo completo. La demanda es muy grande. Para poder atender de una forma medianamente a la prelatura, tenemos que tener por lo menos ahí cien sacerdotes, y tenemos 30. ¿Por qué? Porque tenemos otras obras de otro lugar que no los podemos quitar. La idea es suplir eso a través de los evangelizadores para poder darles un mejor servicio.

¿Por qué les han pedido que salgan de tres  diócesis en Estados Unidos, en Indianápolis, Columbus y Ohio?
Son datos que no conozco. Probablemente sean por problemas del obispo, quizá, que no ha habido entendimiento coordinación, porque no lo conozco. En México sí nos han puesto restricciones en algunos lugares, pero acá estamos trabajando, si no en todas las diócesis, por lo menos en donde estamos, estamos perseverando, no ha habido ningún tipo de restricción, ahí sí te debo la respuesta con toda honestidad.

 

¿Cuál es la idea de la relación con el Estado, en la Legión hay una idea de entrar al Estado de evangelizar directamente en el Estado?
La evangelización se tiene que dar a todas las personas y debe de abarcar a los políticos, que no son seres extraterrestres, son también personas que tienen sus familias. No tenemos que discriminar ningún campo de evangelización. Todos son susceptibles, desde los más pobres hasta los más encumbrados, los políticos y empresarios. Todos los católicos de buena voluntad deben recibir la evangelización, ¿por qué nosotros también trabajamos con políticos? Pensamos que si una persona tiene valores y fundamentos católicos o por lo menos cristianos, humanos, puede influir positivamente en sus decisiones, que no necesariamente es que queramos volver a un Estado confesional. No es eso. Lo que queremos que las personas que tomen decisiones las tomen no solamente bajo los parámetros económicos, sociales, sino sobre parámetros cristianos y de valores religiosos para que sus decisiones vayan en bien de la sociedad y no solamente en favor de los intereses económicos o partidistas, que es lo que está pasando tristemente en nuestro país.

 

¿Por qué en el Capítulo General se aceptó la renuncia del padre Maciel y no se le nombró superior general emérito?
La renuncia obedece a que él, dándose cuenta de sus limitantes físicas, es una persona de 84 años y tiene una limitante física, el Papa tiene 84 años y ya lo vemos. Sabe que no es mismo de hace 20, 30 o 40 años. Creo que en un gesto de humildad, de mucha sensatez desde el punto de vista humano, también trata de ver el futuro de la congregación en bien de la Iglesia. Sabe que la Legión de Cristo no es obra de él, eso lo tiene muy marcado, es obra de Dios. Él es un instrumento. Y él trata de hacer el mejor bien para que la Iglesia y la sociedad reciban el mayor bien posible de la evangelización, ¿por qué no se le denominó director emérito? No existe esa figura a nivel canónico o a nivel de las constituciones. ¿Qué papel queda para el Padre Maciel? El de fundador, que es muchísimo: aquél que recibió el carisma, que fue el trasmisor del carisma de Dios y del cual nosotros debemos seguir caminando bajo el mismo carisma. Seguirá la figura de fundador, el intérprete auténtico del espíritu de la congregación. Ya no va a tener cargo de gobierno. En nuestras constituciones no es vitalicio el cargo de director general. Cada 12 años se dan las votaciones. Él salió reelecto en los últimos tres y en esta cuarta ocasión declinó, motivos de edad, de un bien mayor de la congregación.

La siguiente pregunta que me estás haciendo, ¿por qué entonces se dan estas críticas, de que dejó el cargo por las críticas, cargos políticos, denuncias, todo esto? Son construcciones artificiales que se están haciendo. Hay personas que al ver el éxito de la congregación tiene un cierto dolor, una cierta envidia. Al árbol que le dan frutos le dan piedrazos. Ese es nuestro caso. Una congregación que va muy floreciente, no voy a decir nombres pero hay otras que van en decadencia.

 

¿Por qué no dice nombres?

No digo el nombre por respeto.

 

¿Aunque ustedes perciban que hay una agresión de esas congregaciones?

No sé si son congregaciones o personas de intereses. Hay un grupo de personas que les hace ruido que estemos en un constante crecimiento y que tengamos una presencia fuerte a nivel mundial como una empresa o una congregación exitosa, eso sí les ha golpeado, la reacción es instintiva; es de alguna forma tirarle a la Iglesia, porque una congregación religiosa representa a la Iglesia. De alguna forma es ir minando la labor de la Iglesia.

Un periódico norteamericano, el National Catholic Reporter, decía que hay un fiscal ad hoc (Charles Scicluna) en el Vaticano para ver las acusaciones contra el Padre Maciel ¿qué información tienen del nombramiento del fiscal?
En cuestiones del Vaticano, en cuestiones de Roma las desconozco, ciertamente lo leí en un reportaje por ahí, que hay una persona que ya está ahí. Existe la libertad de presentar cualquier tipo de denuncia, de anomalía. El Vaticano las recibe, las analiza y en su momento se darán los veredictos. Te voy a poner un caso: en los años 56-59 el padre Maciel fue expulsado de la Congregación.

 

¿Quién lo expulsó?

Lo expulsó la Santa Sede, por instigaciones de otras personas que decían que el padre Maciel era un drogadicto. La Santa Sede al ver eso dijo 'queda expulsado de la congregación?’ y lo mandaron a que se internara en una clínica.

 

¿En dónde?
En Roma. Se fue, obedeció, ese es el gran mérito de una persona. Se sometió a los exámenes y los médicos dijeron 'no hay nada, ni rastro mínimo de droga' pero estaba la sentencia. Pero en lo que se vio y el papeleo pasaron tres años para que lo pudieran restituir a la Congregación.

 

¿De dónde venían esas acusaciones, de otras órdenes religiosas?
No sé. Las acusaciones no son nuevas. Desde la fundación han venido estas acusaciones. Se han ido trasmutando. Según la oportunidad van diciendo que andaba con una persona, después que no, que era un drogadicto, que no, que era un borracho, le han ido colgando etiquetas de todo tipo.

 

¿Es un martirologio?

Es un martirologio auténtico. Él lo dice 'para mí el haber sido fundador de la congregación me ha costado muchísimo físicamente'. Empezar a los 22 años una congregación en donde él no tenía nada en los bolsillos con 12 chamacos y estarles dando de comer, formarlos, darles clase, darles la orientación, buscar alimentos, el futuro, todo dependía de él. Ir a buscar la comida, tocar puertas, formarse él, estudiar, ver a dónde iba la congregación. Es algo impensable: humanamente decimos está loco', sí, estaba loco, pero él tenía una misión, y él tenía la certeza de que Dios le pedía eso, y lo sacó gracias a Dios y por el tesón y la voluntad y por muchas cosas.

Físicamente decía 'para mí la fundación es un desgaste impresionante, pero el dolor más grande que yo llevo en mi alma es de todas la acusaciones que me han ido dando a lo largo de la vida, que quedan ahí’.

Llama la atención que una televisora, Televisa, publicó un programa donde exponía los testimonios. Quienes son dueños de esa televisora fueron alumnos de colegios legionarios, José Bastón, el propio Emilio Azcárraga, ¿por qué si estaban en esas escuelas publicaron ese programa?
No sé cuáles fueron sus intereses. Ciertamente se dio el hecho, fue hace cuatro o cinco años. Fue el 40 y luego pasaron a Televisa. Es un testimonio de la libertad de expresión. Hoy en México no se puede acotar, no se puede ocultar o poner mordaza a los medios. Un punto importante es la veracidad, el profesionalismo de los medios. La misión de un medio de comunicación es transmitir algo que se quiera comunicar de una persona basado en hechos reales. Cuando ya se montan ficciones, historias, leyendas, es donde los medios están tergiversando la realidad propia. Al darse cuenta esas personas que tú mencionas de que los hechos que se estaban transmitiendo no correspondían a una realidad, me consta que después recapacitaron y después incluso pidieron una disculpa porque se había enjuiciado, propiciado una opinión pública que no correspondía a la realidad de los hechos. En un gesto de profesionalismo. Cuando se quieren ver las cosas con objetividad se dan. Cuando ya existe una línea, un sesgo, una mentalidad de que a pesar de eso querer ultrajar, humillar, llevar una línea bien definida, ya no estamos hablando de una ética profesional que busca ser veraz en sus trasmisiones, sino que hay una línea muy definida. Desafortunadamente, tú lo sabes mejor que yo, existe en los medios.

Se dice que ustedes con sus relaciones con los empresarios ahogaron el canal 40 a raíz de la publicación de los testimonios.
Es decir, cuando tú te das cuenta que lo que se está haciendo es una injusticia no te puedes quedar callado, porque una injusticia hace daño y no podemos dejar pasar que nos pisoteen nada más porque a una persona se le ocurrió decir que 'pasó esto'. Ante todo creo que lo que debe de reinar en este caso en los medios y lo que sucedió en el 40, es un acto de justicia. Hacer ver a los interesados de que lo que se estaba manejando no tenía ningún fundamento en la historia y en la realidad, sino que era un montaje que desafortunadamente se sigue dando. Los testigos falsos existen y es muy fácil conseguirlos. Basta que aceites el asunto y te montan la historia más hermosa o la más dramática del mundo.

 

Pero estos ex legionarios son ancianos, ¿qué podrían ganar con dar un testimonio que suena muy crudo espeluznante en la televisión?
(Hace signo de pesos con la mano)

 

¿Usted cree que alguien les está pagando, los está sobornando?
Yo no sé si les pagan o no les pagan. Lo que sé, ¿qué motivos tienen de fondo para hablar después de equis años si no es para echar tierra, si no es para seguir con ese martirio espiritual, el martirologio del padre Maciel? Es parte de esa letanía de martirios que ha tenido y que de alguna forma se han ido transformando.

 

¿Dónde estudió, padre?

Filosofía en la Universidad Gregoriana, cuatro años, con los padres jesuitas a los cuales les tengo un gratísimo recuerdo y un agradecimiento muy profundo a los padres jesuitas, y la teología en Roma, con los padres dominicos.

 

¿Las constituciones las podrían hacer públicas?
Es un documento muy importante en donde trae cosas muy específicas propias de la congregación, que fácilmente no se pueden interpretar si no estás dentro, si no conoces el carisma, el espíritu que está detrás.

Las conoce la Santa Sede porque las tuvo que aprobar en el 83. El Papa tuvo que intervenir personalmente porque había ciertas cosas que sobrepasaban a lo que sería la toma de decisión del dicasterio de religiosos. 'Hay cosas que sobrepasan' dijeron ellos; hubo que apelar al Papa, el Papa ya lo leyó y estudió y lo estudió y dijo okey, lo aprueba. Es de conocimiento de la Santa Sede. ¿Por qué no se publican? Es un documento de la congregación, de la Santa Sede, es un documento que no se podría entender, no se captaría en su conjunto las cosas que están ahí si no estamos en todo un contexto. Y como es un documento propio, interno del gobierno de la congregación, creo que son documentos que no tienen que ser de motivo público.

Ahí es cuando los periodistas decimos por qué ese secretismo, ¿por qué no decir, 'estas son nuestras constituciones, adelante que las vea quien quiera’?
Es cosa de quizá proponer al capítulo a ver si ellos aprueban que se pueda hacer esa apertura. Podría ser en este capítulo, no sé. Así como se están dando pasos, que estamos ahorita tú y yo, de ir abriendo, de ir conociendo qué hacemos, que no hay misterios, que no somos extraterrestres, que no somos una secta, que no somos ningún peligro para la nación ni mucho menos. Son pasos que se van dando paulatinos; el siguiente paso puede ser, no sé, no me toca decidirlo, puede ser que el siguiente paso sería ese.

¿Comparte conmigo esa idea de que la Legión era muy hermética y tienen una estrategia de ir abriendo…?
Es correcto.

 

¿A raíz de qué?

Son procesos que se van dando en las instituciones. Cuando una institución es pequeña, está naciendo, es susceptible de que se pueda aminorar, de que se pueda parar, se le pueda poner más tropiezos. A la medida de que se va fortificando esa institución, cumple con ciclos de vida. Un ciclo que ya hemos cumplido nosotros es el de la institucionalización de la obra. Entramos en un ciclo de proyección mayor, a nivel abierto. Siendo sólidos, teniendo una presencia, una madurez, no somos tan susceptibles de que pudiera haber algún tipo de circunstancia que nos pudiera perjudicar directamente, ya estamos en esa fase de poder abrir, está la entrevista con Colina, el libro (Fundación, historia y actualidad de la Legión de Cristo, de David Murray y Ángeles Conde), toda una estrategia dentro de este proceso para poder decir, 'somos así, hemos hecho esto, tenemos estos ideales, estos fines, estos objetivos'.

¿Es una estrategia del padre Maciel?
Sí, pero es parte de un proceso que te va dando la historia de la misma congregación, que de alguna forma cerramos un ciclo y abrimos otro. También movido por las circunstancias o devenir de la historia de la humanidad. Vivimos una época de transparencia, en donde no puede haber secretos de Estado o el hermetismo, en donde tiene que haber mayor fluidez de comunicación, en donde tiene que haber ese compartir lo bueno que se tiene y saberlo transmitir a las personas. En esta época de globalización donde las instituciones van y vienen, ahora que las instituciones tienen una transparencia en muchos niveles nosotros también tenemos que entrar en esa dinámica, no podemos quedarnos atrás.

 

¿No entran un poco tarde, después de los escándalos y acusaciones, no hubiera sido mejor haberlo hecho hace 10 años?
Puede ser que sí y te concedo la razón. Pero probablemente en nuestro proceso interno no habíamos llegado a esa madurez.

 

¿Cuándo ustedes los legionarios vieron en televisión las acusaciones contra el padre Maciel, qué pensaron?
Los que conocemos al padre Maciel, yo que tengo el gusto de conocerlo personalmente hace 26 años, pensamos que es parte de su martirologio como tú le llamabas, que qué pena que personas así se prestan.

 

¿Los conoció?
A muchos no, a algunos sí todavía, porque son personas ya mayores, sesentones. Yo no soy tan viejo, tengo 43 años, entré a la congregación en el 78. Muchos de ellos ya habían salido con todas las experiencias equis de su vida. La verdad es que muchos de ellos no tuve el gusto de conocerlos. Tomaron una decisión, salieron y punto. Pensamos que tristemente hay intereses creados detrás de todo esto que evidentemente no coinciden con lo más mínimo con lo que ha sido la vida de Maciel.

Yo lo conozco. Por pocas personas podría meter las manos en el fuego. Por el padre Maciel, como le llamamos con mucho cariño 'nuestro padre', metería las dos manos al fuego. Una persona que tú conoces de un trato personalizado 26 años, que sabes cuáles son sus ideales, qué piensa, qué ha hecho, qué no ha hecho, su estilo de vida, y después escuchas lo otro dices '¿de quién están hablando?' No es posible que todo lo que ha hecho el padre Maciel tenga tanta repercusión, tanta bendición de parte de Dios, los resultados que se están dando. Hay un dicho en el Evangelio que dice: al árbol se le conoce por los frutos. Un árbol malo no puede dar frutos buenos y al contrario, un árbol bueno da frutos buenos. Los frutos son los que hablan, patentan lo que hay detrás de una persona. Es lo que le da su serenidad, su tranquilidad. Él sigue tan tranquilo. Desafortunadamente tiene que cargar con todo eso y eso no le ha mermado en ningún milímetro que siga adelante con la institución.

¿Cómo esta de salud?

Físicamente, vamos a decir bien. Tiene 84 años, no es un joven de 25; está bien, tiene algunos problemas para caminar, tiene que cuidarse, ya no puede viajar con la misma frecuencia que antes. Los cambios de horario, de clima, y de presión le afectan, él vive en Roma. Es lógico que una persona a esa edad tenga que tener ciertos cuidados y no pueda llevar el ritmo de vida que llevaba antes. Todas las vicisitudes que pasó hasta llegar a esta edad han sido muchísimas. Para una persona que ha tenido dos operaciones en el cerebro, no es fácil que esté como esté; que tuvo un parkinson muy fuerte, muy pronunciado, del cual hoy no queda ni rastro. Los médicos americanos no saben cómo explicarlo médicamente. Le duró como tres o cuatro años y quedó totalmente erradicado. Médicamente no se puede explicar, el parkinson no es curable, lo vemos en el Papa (Juan Pablo II). ¿Por qué está así? Desde el punto de vista humano, podemos decir, por sus ganas de vivir, tiene una voluntad de acero. Ante las dificultades no se doblega, no es endeble, nunca claudica, es muy constante en sus determinaciones. Además desde el punto de vista de la fe, los que compartimos la fe cristiana, no tenemos ningún reparo en decir que ha habido una intervención de Dios, como tú quieras llamarle, un milagro, como quieras, pero el hecho está ahí.

 

¿Cómo va la causa de Maura Degollado?
Muy adelantada, gracias a Dios. Ya pasó el proceso diocesano en Tlalnepantla. Se está siguiendo el proceso en Roma. Por las noticias que he recibido, se está buscando el milagro para su beatificación. Está en el proceso de que es Sierva de Dios y el siguiente paso según los estatutos canónicos tiene que pasar un milagro para que sea beatificada y tenga una veneración pública por lo menos para nosotros.

 

¿Se buscará lo mismo con el padre Maciel?
En su momento se tomarán decisiones, no hay que adelantar vísperas. Esos procesos llevan muchos años, la madre Teresa de Calcuta, después el Papa tuvo que hacer una excepción. Pero normalmente cuando muere una persona a que empieza un proceso de canonización tiene que pasar un mínimo de 6 años.

Con Escrivá fue rapidito.
No me meto en esos temas.

 

¿Qué día se votó y Maciel declinó (a la relección)?

Entiendo que fue el domingo. Ellos acabaron, no el domingo no. Tuvo que ser entre el 18 y 19.

 

¿Qué más está a discusión en el Capítulo?
Se van revisando el avance que ha tenido la congregación, a nivel de los aspectos, qué se ha hecho en 12 años, es una recapitulación, un volver la mirada atrás para ver lo que se ha caminado, analizando los logros y en base a resultados —trabajamos con mentalidad empresarial— ver si son satisfactorios, analizar si se cumplieron las metas del anterior capítulo para después ver ahora qué programamos en los siguientes 12 años. Una mirada atrás, un examen, un balance. Ahora los cambios epocales son muy rápidos. Antes eran en un lapso de 10 años, según los futurólogos. Hoy en día son en cinco. Y cada vez se van acortando más. Es tan rápido los avances que se van dando en tecnología, en comunicaciones que los cambios de época nos van comiendo. Nosotros tratamos de adaptarnos a esos retos del mundo moderno para tratar de transformar nuestro mensaje evangélico a las circunstancias del mundo que estamos viviendo. Para que podamos evangelizar en el lenguaje del mundo que estamos viviendo, no podemos quedarnos con las propuestas de hace 12 años. Es imposible, sería anacrónico. Estamos en un proceso de adaptación, de modernización, pero modernización en cuanto a los métodos, no en cuanto a lo esencial ni los contenidos.

En eso se definen como conservadores.
Sí, en cuanto que conservamos el depósito de la fe, lo que la Iglesia nos enseña perennemente. La Iglesia no cambia, la Iglesia del siglo I, variando lo que es circunstancial, es lo mismo al siglo XX. Caso concretísimo el respeto a la vida. Con todos sus pormenores que ha tenido la historia, porque tú sabes que, bueno, como hombres que somos ha habido circunstancias oscuras dentro de la Iglesia que ya el Papa pidió perdón públicamente. La Inquisición y todo esto que se condenaba  muerte, pero ese es otro tema. Lo esencial de la Iglesia permanece. Lo que se va dando son adaptaciones en orden a que sea más creíble el mensaje. La Iglesia lo ha venido haciendo. ¿Qué era la Iglesia antes de Juan Pablo II? Era una Iglesia en el Vaticano. Juan Pablo II vino a cambiar el rostro de la Iglesia: interactuar con los medios. Es el gran evangelista de los medios. No tuvo miedo a dar la cara, platicar, como lo estamos haciendo tú y yo, que lo entrevistaran, lo fotografiaran, no tuvo miedo. Tuvo la visión de vivir la modernidad pero sin dejar lo esencial.

 

¿Ustedes están dispuestos a eso?
Claro.

¿El padre Maciel?
Por supuesto.

¿A qué los medios lo entrevistemos?
A él no sé. Él toma sus decisiones; como vocero en este momento que me han definido estamos en este cambio, en esa adaptación que nos van pidiendo los cambios de época, la globalización, esas cosas.

 

¿Cuál es la expectativa con el juicio al padre Maciel que empieza en el Vaticano?
La verdad sale a flote siempre. Dice el Evangelio que no hay nada oculto que no salga a la luz. Tarde o temprano tendrá que salir. No tenemos, nosotros congregación, nada qué ocultar y sí mucho qué decir. No hay secretos, no hay misterios, no hay cosas de las cuales tengamos que avergonzarnos, o de las cuales el padre tendría que avergonzarse. Él vive con su conciencia tranquila, con su pulcritud de su sacerdocio de todo lo que lo han acusado. Si hay proceso, que yo lo desconozco, en su momento saldrá un veredicto y saldrá lo que tenga que salir.

Llamó la atención porque se nombra el fiscal días después de que ustedes son recibidos en Roma por el Papa y por el Cardenal Sodano y de repente se nombra este fical, ¿qué mensaje da la Iglesia?
El mensaje que da la Iglesia es que no encubre delincuentes. Está abierta a que todos somos susceptibles de poder ser investigados, cosa que en nuestro país no es así. El mensaje es que nadie es impune, y si se quiere buscar la verdad de los hechos van a buscar y en su momento se dirá lo que se tenga que decir.

 

Sé que la pregunta es incómoda, sólo quiero una respuesta muy concreta: ¿Maciel es abusador de menores?
Creo que ya lo respondí a lo largo de la conferencia.

 

¿Estarían dispuestos a un encuentro con los acusadores?
Creo que la polémica y sobre todo cuando es artificial no tiene sentido. Sería tanto así como darles credibilidad. Cuando tú te enfrentas con alguien que sabes que trae un montaje atrás es rebajarte, por un lado, y por otro lado darles un crédito. Nuestra postura ha sido simplemente trabajar con los hechos, los hechos son los que van dando la respuesta, que van dando los frutos, que hablan por sí mismos. Las palabras se las lleva el aire, se pueden inventar cosas, falsificar muchas cosas. Los hechos reales son los que van dando la veracidad de la vida. ¿Por qué no nos careamos? No es nuestro estilo, no es querer tampoco buscar una verdad que no existe y que ellos a montan en base a una fantasía.

 

En el Concilio Vaticano II se definió que se entrara al noviciado a los 18 años, ¿en la Legión se entra más temprano’

No, al noviciado se entra a los 18 años. Cuando se entra más joven se pide una dispensa que se da o se puede dar, y la da directamente Roma.

¿Se revisa la correspondencia de los novicios?
Hay un espíritu de transparencia entre nosotros. Transparencia que tiene que darse hacia afuera y tiene que darse hacia dentro. No hay nada que ocultar tanto de adentro como de afuera; es parte de la transparencia que nosotros vivimos y queremos que se viva hacia afuera en ciertos aspectos. Llega un regalo o una correspondencia, se le da y se comparten las alegrías y las penas con los superiores, que son los que ayudan en los momentos de alegría, de pena de dolor, de orientación. Todos tenemos momentos difíciles y a veces los afrontamos solos y no encontramos respuestas quizá muy acertadas; cuando recibimos una noticia un tanto triste de la familia, el superior está ahí para ayudarnos, para orientarnos, para decirnos 'no te preocupes, hay que seguir adelante'. Es parte de compartir nuestras penas y alegrías con aquellos que nos dirigen para que nos guíen por donde tenemos que ir, y no tomar decisiones puramente unilaterales.

 

¿Cuál es la relación con la familia Fox?, ¿cuál es la relación del padre Maciel con la familia Fox?

Yo no sé cuál es la relación de él. Sé que uno de los hijos estuvo en un colegio nuestro, el colegio Cumbres, hasta el año pasado, y este año lo cambiaron a otro colegio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario