lunes, 16 de noviembre de 2009

Los indígenas británicos y la xenofobia laborista

“El pueblo indígena de este país tiene derecho a su identidad propia, este derecho le ha sido arrebatado por los colonizadores y las élites que han colaborado con ellas”. Esta frase la pronuncio a) Mahatma Gandhi b) el Subcomandante Marcos c) Nelson Mandela d) Ho Chi Min e) Ninguno de los anteriores. Si escogió la letra e, acertó. La frase no es de ningún líder de algún movimiento de liberación nacional, ni de un ideólogo de la descolonización africana y menos de algún socialista, sino del neonazi Nick Griffin, presidente del Partido Nacional Británico (BNP por sus siglas en inglés) que no merecería alusión si no fuera porque en las últimas elecciones a las que se presentó, su partido obtuvo cerca de un millón de votos.

Griffin cumplió 50 años el primero de marzo pasado. Es un hombre robusto y blanco, de peinado a dos aguas. Perdió el ojo izquierdo en un accidente doméstico, pero la prótesis de vidrio es del mismo tono azul turquesa del ojo sano. Ese accidente lo mantuvo durante algunos años de juventud alejado no sólo de la actividad política, sino incluso del trabajo remunerado. Desde los 14 años, Griffin se unió al Frente Nacional, una organización fascista británica y fue su candidato en Gales un par de veces a principios de los ochenta, recién graduado como abogado de Cambridge. Luego de varios años de militancia frentista, primero clandestina y después pública, Griffin se fue al BNP, en donde pronto integró la dirección y se convirtió en jefe nacional. Griffin no tiene el carisma de Mussolini, la capacidad oratoria de Hitler, ni siquiera la cínica simpatía de Berlusconi. Tiene la capacidad, corriente en muchos políticos, de sonar convencido de sus palabras, de parecer un hombre sencillo que le habla a sus iguales. Pero tiene, al igual que sus figuras tutelares, la claridad de que una buena parte de la batalla se libra en los medios de comunicación. Si para Hitler fue la radio, para Griffin es el internet. Es un entusiasta del Youtube. Ha subido decenas de videos explicando su programa, y sus mensajes se actualizan permanentemente en su portal. Él mismo sostiene un micrófono desmesuradamente peludo y largo, y llama a defender Gran Bretaña de diversos peligros que la acechan.

El principal, la inmigración. El BNP llama a deportar a los extranjeros. Y entiende por extranjeros no sólo a los que nacieron en otro país y residen en el Reino Unido, sino también a los británicos que ya nacieron aquí de dos o tres generaciones, que hablan inglés como primera lengua, que pelean en las guerras de Irak y Afganistán, que sostienen al país con sus impuestos y eligen a sus autoridades. En palabras de Griffin ellos son “extranjeros raciales”, “residentes negros del Reino Unidos”: “Nosotros no suscribimos la ficción políticamente correcta de que por haber nacido en el Reino Unido un paquistaní es británico. No lo es. Sigue perteneciendo a la ascendencia paquistaní”. La inmigración al Reino Unido, continúa el manifiesto reconocido y defendido públicamente por Griffin, es un “genocidio sin sangre” contra el pueblo aborigen de la Gran Bretaña, que en menos de 60 años se convertirá en minoría en su propio país de continuar la tendencia migratoria, de acuerdo con sus estimaciones.

La otra amenaza es la “tiranía europea”. Según Griffin, los nacionalistas británicos, junto con sus pares de Europa, libran la misma batalla que Inglaterra dio en 1805 contra Napoleón: una resistencia contra un proyecto imperialista europeo que pretende imponer un solo estado en el continente. En aquel entonces, dice Griffin en su más reciente video, el pueblo inglés aportó mosquetes, pólvora y su propia sangre. Ahora, lo que se necesita es dinero, dinero y dinero, para que en las próximas elecciones el BNP gane asientos en el parlamento y se oponga al Tratado de Lisboa. La paradoja es que el más reciente éxito electoral de Griffin se dio justamente en una elección europeísta. El millón de votos que obtuvo el 4 de junio lo llevó al Parlamento Europeo en Bruselas, del que es un abierto oponente, pero también jaló la política británica hacia la derecha.

La BBC, después de un largo debate, le abrió las puertas de su principal programa de debate, Question Time, cuya grabación se alterna en diferentes ciudades del país, pero en esta ocasión la BBC decidió llevar a su invitado a territorio hostil y convocarlo a Londres, en donde una movilización de dos mil personas trató de impedir su entrada a los estudios. Y también le puso una mesa hostil: el secretario de Justicia, el laborista Jack Straw; la ministra en la sombra para la cohesión de las comunidades, Sayeeda Warsi –musulmana de origen paquistaní--, un representante de los liberal-demócratas y una historiadora negra de origen estadounidense. El repudio no vino sólo de la mesa, incluido el presentador, que le recordó su negación del Holocausto, sino del público: “usted envenena la política británica, es asqueroso”, le reclamó un joven sentado en la primera fila. “¿¡A dónde quiere que me vaya!?”, le cuestionó un británico de origen paquistaní, uno de esos dos millones que Griffin pretende deportar en aras de preservar los derechos de los aborígenes blancos (que, por cierto, llegaron de otras partes). Pero la crítica a Griffin –que se defendió mal, titubante y contradictorio—dejó ver que la semilla xenofóbica que había sembrado el nazifascista empezaba a dar frutos: Warsi encaró a Jack Straw: reconoce, le dijo, que ha sido la política migratoria laborista la que ha provocado este apoyo (a Griffin). Es decir, que la política migratoria relativamente abierta había disparado el ingreso al país de extranjeros y, con él, el sentimiento xenofóbico. Straw se defendió exponiendo el endurecimiento del gobierno a la aceptación de extranjeros, a través de un sistema basado en puntos. El liberal-demócrata se sumó al reclamo de la joven tory.

La próxima primavera se convocará a elecciones y, a menos de que ocurra algo inesperado, los conservadores volverán al gobierno. El barco laborista se hunde: Tony Blair, que en sus primeros años gozó de amplio apoyo popular, se fue en medio del repudio social hace casi dos años. Lo sustituyó un apagado Gordon Brown, el ministro del Tesoro, que cada día enfrenta un escándalo distinto —desde vejaciones de las tropas en Afganistán a gastos abusivos de los parlamentarios cargados al erario—sin que aporte ya no claridad, sino entusiasmo. Rígido, hosco y avejentado, su imagen palidece frente al líder de los conservadores: David Cameron, un joven que corre todas las mañanas y desde ahora anuncia recortes al gasto y ampliación de la edad de retiro. La debilidad de Brown es tal que tanto The Guardian como The Independent han publicado la versión de que ni siquiera llegaría como primer ministro a las elecciones, sino que sería sustituido por su propio partido para presentar una cara menos desgastada al frente del gobierno. Pero esta opción tampoco se ve viable. El ministro de Exteriores, David Milliband, el que lo hubiera podido sustituir, está a punto de abandonar la nave e irse como ministro de exteriores de la futura unión europea.
El 12 de noviembre pasado, Brown dio el primer discurso sobre migración en sus 18 meses de gobierno, y anunció el recorte de 250 mil visas de trabajo y el endurecimiento en la política de visas, entre ellas de las visas a los estudiantes extranjeros: “si el principal efecto de la inmigración es que te resulta más fácil encontrar a un plomero, o cuando vas a tu hospital local ves a médicos y enfermeras de otros países, probablemente pensarás más en los beneficios que en los costos de la migración. Pero la gente quiere estar segura de que los que vengan van a aceptar las responsabilidades tanto como los derechos de vivir aquí: cumplir la ley, hablar inglés y contribuir”.

Frente al inminente desastre electoral del laborismo, con una economía con casi tres millones de desempleados, el Reino Unido camina, en la próxima primavera, a un gobierno conservador, a un partido laborista que le habrá pavimentado el camino hacia un endurecimiento de la política migratoria y, por primera vez en su historia reciente, a la presencia de fascistas en el parlamento, que pedirán cada día que los no blancos deben ser expulsados, aun cuando su identidad sea tan británica que, en cualquier otra parte del mundo, serían no sólo extranjeros sino apátridas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario