martes, 2 de noviembre de 2010

Vargas Llosa y el Tea Party

Respuesta a Mario Vargas Llosa, que defiende parcialmente al movimiento ultraconservador Tea Party, que mañana martes se mide en las elecciones de Estados Unidos.

http://gatopardo.estrategia360.com/detalleBlog.php?id=12

sábado, 23 de octubre de 2010

Recuerdo de Alí Chumacero

Recuerdo de Alí Chumacero en mi blog de Gatopardo:

http://gatopardo.estrategia360.com/detalleBlog.php?id=11

lunes, 12 de abril de 2010

Una visita a Los Troubles


Frente al Strangford Lough (Lago Strangford), la familia Ward encontró una fabulosa colina, que miraba de un lado hacia el lago y hacia el otro hacia el bosque, la ubicación perfecta para construir una mansión. Venido a más gracias al matrimonio con la hija de un millonario, Lord Ward proyectó una residencia con 13 habitaciones, servida por 23 empleados y mínimamente ostentosa para llamar la atención del rey. El esposo y la esposa estuvieron de acuerdo en todo, salvo por un enorme detalle: él quería el estilo georgiano mientras que ella prefería el neogótico. Ella, por cierto, venía con una dote de tres millones de libras (construir la casa costó 40 mil) y su opinión tenía importancia, por lo que llegaron a un punto intermedio: la mitad se construiría en un estilo y la mitad en el otro, tanto la fachada como los interiores. Si el visitante se aproxima por tierra, verá un castillo georgiano. Si lo hace en bote, se encontrará con un palacete neogótico.
            ¿Hasta dónde este castillo es una metáfora de Irlanda del Norte? Como uno lo quiera ver: dos universos dándose la espalda, uno mirando hacia la República de Irlanda mientras el otro voltea hacia el imperio. O dos mundos distintos pero fusionados en la misma isla, el mismo lago, la misma casa, la misma familia, que llegaron a un acuerdo para convivir pese a las diferencias y son uno solo. Irlanda del Norte sigue buscando la respuesta.
0-0-0
David me lo había advertido: no hables de los troubles, es un tema muy sensible, me dijo unos días antes de mi viaje a Belfast. No le hice caso.
En la parada de camiones me estaban esperando Derek y su segundo hijo, Oliver. El primer comentario de Derek fue: este hotel fue el más bombardeado durante los troubles, pero ahora está totalmente reconstruido.
Troubles es el eufemismo para hablar de la guerra entre nacionalistas y unionistas: entre los primeros surgió una rebelión para independizarse del Reino Unido. Los segundos, en general, favorecían la pertenencia al imperio. En ambos lados la cohesión principal resultó ser la fe: los proirlandeses eran católicos, en tanto que los probritánicos eran protestantes. La guerra duró décadas y costó unas 10 mil vidas, un número catastrófico para un país que ahora tiene dos millones de habitantes. Al Ejército Republicano Irlandés (ERI) se le opusieron feroces paramilitares probritánicos.
Derek me condujo por las calles de una ciudad partida por la guerra, y lo hizo con total apertura: éste barrio es protestante, éste es católico. Aquí en medio se construyó una estación de policía con muros muy altos para evitar que las piedras y las bombas de un lado llegaran al otro. ¿Ves esos murales?, ¿y ésos otros? Si te fijas, ésos de allá celebran al ERI, mientras que éstos de acá son a favor de los paramilitares. ¿Ves ese hospital? Sus médicos y enfermeras se hicieron famosos y dieron capacitación en muchas partes del mundo, porque se especializaron en la atención de pacientes mutilados.
Los barrios de la clase trabajadora se distinguen por sus murales y banderas. Si éste es católico o protestante se nota según quién aparezca como héroe o asesino en los murales. La población casi no se mezcla. Las escuelas son confesionales: casi la mitad protestantes y casi la mitad católicas; el pequeño porcentaje que sobra, inferior a una décima parte, es de escuelas mixtas en donde se enseña religión en general y de acuerdo con la fe de cada niño se le prepara para un ritual u otro. Pero esas escuelas siguen siendo la excepción. Hay gente que nunca ha pisado un barrio de la otra confesión, continuo.
La guerra había tocado a Derek por dos lados. Su madre era enfermera, protestante, que atendía heridos de guerra. Uno de sus primos era policía, protestante también. Murió en un ataque.
0-0-0
México nunca aparece en los periódicos europeos. En los últimos años, de vez en cuando, se mencionan las masacres de la guerra contra los cárteles de la droga, pero el interés en nuestro país es escaso.
            El momento estelar lo dio la rebelión zapatista. Indígenas replicando una revolución cubana o nicaragüense, exigiendo no más que lo justo. Ellos cambiaron el significado de dos palabras: indios y Chiapas. La primera significaba esclavos y la segunda ni siquiera existía, pero ellos la pusieron en el centro de la atención mundial. Eso era lo que yo creía.
            Maddy, la esposa de Derek, me dijo: Yo viví en Nicaragua en los 80, a donde fui a cortar café después de la revolución sandinista. Dormía en tiendas, me atacaban los mosquitos, aprendía español.
0-0-0
Paréntesis obligado: mi inglés es tristemente pobre. Quiero atribuirlo a una torpeza muscular, a que m lengua es incapaz de articular nuevos sonidos, así como mis piernas nunca pudieron patear una pelota de futbol ni mi mano derecha fue capaz de cambiar las velocidades. Primero pienso, luego me traduzco, y ahí las cosas van lentas pero van, pero los problemas empiezan cuando le toca a la lengua expresarlo y mientras trato de adaptar los músculos ya se me olvidó lo que quería decir, y no termino las frases, enredo los verbos y las preposiciones que les dan significado, mi vocabulario es mínimo y confuso. Mi mayor fortaleza en mi ambiente natural es el lenguaje, quiero decir, la lengua española. Fuera de ella soy un pez en el aire, un discapacitado verbal, un extranjero o un idiota. Todos los diálogos que refiera en estas notas deben ser imaginados con esta advertencia: la de un hombre que difícilmente se da a entender, que aburre o cansa a su interlocutor en el mejor de los casos: en el peor, le dice lo que no quiere decir.
0-0-0
Fueron Derek y Maddy los que me escogieron a mí. Yo llené la solicitud para pasar un fin de semana con una familia en el Reino Unido. La organización host.co.uk pone en contacto a familias con estudiantes internacionales, para que pasen un fin de semana en el interior del país, preferentemente en el campo. El estudiante sólo paga su transporte. Declaré que estaba dispuesto a gastar hasta 100 libras. Llegó la respuesta: la oferta era de Irlanda del Norte. Después el primer correo de Maddy. Yo también soy periodista y me dará mucho gusto saber cómo funciona el oficio en México, me escribió. We are looking forward to meeting you.
0-0-0
Pensé en llevarles regalos muy mexicanos, pero que al mismo tiempo fueran universales. Le pedí a mi mamá juguetes zapatistas. Me mandó dos llaveros con milicianos con rifle de palo y pasamontañas; otros dos milicianos montando burros, armados también con un pedazo de carbón y con el rostro cubierto. Sin que se lo pidiera me mandó también una hermosa bolsa de lana con mazorcas tejidas en color. Lo eché en la maleta, junto con el único ejemplar que encontré en la librería de Pedro Páramo, en su segunda traducción al inglés, con un prólogo de Susan Sontag y alegres calaveras en la portada.
0-0-0
Si hubiera una película sobre los zapatistas con Daniel Day-Lewis como el Subcomandante Marcos quizá yo hubiera tenido derecho a esperar que el zapatismo fuera conocido en Irlanda del Norte. Pero no la hay. Sí la hay, sin embargo, sobre el ERI. Nosotros sí tenemos la obligación cultural de tener una idea de lo que ha pasado allá gracias a En el nombre del padre. Ellos no tienen una película de dónde apoyarse, y el hecho de que unos italianos vestidos de blanco hayan integrado la guardia de Marcos en el 2000 (los llamados Monos Blancos) no significa que el zapatismo sea famoso en todo Europa. Pero yo pensaba otra cosa.
0-0-0
Derek me fascinó. Estudió literatura irlandesa. Su perro se llama Oscar por Oscar Wilde. Uno de sus libros de cabecera es El guardián entre el centeno. Hablaba con la misma pasión de libros que de su trabajo: el desarrollo económico y social de su comunidad, un suburbio de Belfast que atesora la tumba de Saint Patrick, el predicador cristiano padre de los irlandeses, católicos y protestantes por igual. Sus esfuerzos ahora, además de desarrollar el turismo como fuente de ingresos, consisten en construir los símbolos para la integración: banderas que no tengan relación con uno u otro bando, espacios de convivencia, pero sobre todo aprovechar que ambas comunidades ven a Saint Patrick como un fundador común. Todo esto me lo contaba mientras me enseñaba el hermoso lago Strangford, o mientras preparaba de desayunar, o me conducía por los barrios divididos de la ciudad, o llevaba a alguno de sus hijos al cine, o cuidaba de que Oscar no atacara los corderos del vecino. Irlandés de origen protestante, el estudio de la literatura irlandesa y, con ella, de la historia de su país, lo volvieron un nacionalista protestante en su juventud, a pesar de que esto es un oximoron en esas tierras. Antes de casarse había vivido en Londres y en Nueva York, en donde 10 meses de propinas le permitieron pagar el préstamo de su carrera universitaria. Cuando se enteraban de que era irlandés los clientes le preguntaban: ¿de qué lado estás? Él respondía: ¿tú estás con Estados Unidos o con la Unión Soviética? Ah, ya entendimos, le decían, estás con la independencia. Derek era un literato, un hombre de acción y un hombre de casa, y vivía las tres vidas armónicamente y con alegría.
0-0-0
Pocas veces me he sentido tan estúpido como cuando le di los regalos a Maddy. Los zapatistas evocaron lo que Irlanda del Norte quiere superar: los pasamontañas de los paramilitares, la guerrilla del ERI, los rifles de ambos lados. Ella trabaja en una ONG que promueve las escuelas mixtas. En su casa las tazas tienen la palabra “paz” escrita en varios idiomas. Sus hijos recibían de regalo unos monos armados, con la cara tapada. Mi mente ha borrado sus palabras y no quiero inventar. La única traza que queda en mi memoria fue cuando recibió el último regalo, el libro de Rulfo: las inocentes calaveras sonrientes que hasta Octavio Paz encontró graciosas, hicieron que Maddy endureciera el gesto aún más. Todo lo que yo llevaba a esa casa, hasta la novela de Rulfo, estaba relacionado con la muerte. Ella salió un momento de la casa y yo aproveché para disculparme con Derek. Me siento muy mal, le dije, porque ustedes están construyendo la paz y yo traigo símbolos de guerra.
Unos momentos antes habíamos platicado sobre Rulfo y la literatura latinoamericana. Lo que más me sorprende, le dije, es que ustedes consideren a García Márquez un humorista, para nosotros es algo muy serio.
Contestó: Tenemos que ver los troubles con sentido del humor, sólo así lo vamos a superar, es como lo que platicábamos de la novela, para algunos es sentido del humor lo que para otros no.
Maddy regresó unos minutos después y le di la misma explicación, con mejores palabras porque ya había tenido tiempo de pensar. No recuerdo su respuesta, si la hubo, y no quiero inventar. Quizá no dijo nada. Pero después me preguntó: ¿por qué elegiste venir a Irlanda del Norte?, ¿por qué quisiste venir a Belfast?
Respondi: Yo no elegí, la organización me ofreció Belfast y me pareció bien, yo estaba dispuesto a aceptar cualquier invitacion que se me hiciera. Y claro, como reportero Belfast me pareció muy interesante, sobre todo si podía platicar con una periodista (lo fue durante años de la BBC). No recuerdo su respuesta si es que la hubo. Derek tomó los juguetes y los puso en el centro de la mesa: Para que lo noten los niños, dijo. Esa noche me desperté a las dos de la mañana con el pecho empapado. “Estúpido”, me dije.
0-0-0
Ruari, el más grande, tiene 14 años, pero fue con el que menos hablé. Oliver tiene 11, y fue el más atento conmigo. Christi tiene 8 y al final era el que tenía más curiosidad en mí, me lanzaba pases con su balón de americano o pateaba las botellas de plástico que yo pateaba primero. Fue mi culpa no haber intentado una mejor relación con ellos. Llegué con pánico lingüístico y nunca se me quitó.
0-0-0
Al otro día, al desayuno, Maddy dijo, antes de poner la mesa: “Déjenme quitar estas crazy things”, refiriéndose a los monitos zapatistas, que puso en el dintel de la ventana. Después de la cena tomó los juguetes y se los enseñó a Ruari: Mira, le dijo, éstos son terroristas o luchadores por la libertad, según como lo quieras ver.
            La palabra terroristas me devastó. Los zapatistas nunca atacaron a la población civil. Nunca pusieron una bomba (es dudoso que la de Plaza Universidad la detonaran ellos). Estuvieron en guerra seis días y aceptaron un informal pero efectivo acuerdo de paz. Los muertos, en su mayoría, estuvieron de su lado, tanto efectivos armados como civiles. Pero no dije nada de esto.
            ¿O no se levantaron para exigir la independencia?, prosiguió Maddy, que te explique Emiliano.
            No, la separación de México nunca estuvo en su agenda. Ellos querían justicia social. Chiapas tenía niveles de desarrollo similares a los de Haiti. No tenía caminos. Al contrario, ellos querían una revolución nacional, pero a cambio lograron un poco de autonomía: ahora ellos proveen seguridad, recaudan impuestos, dan salud y educación. Todo muy sencillo, pero ya sin maltrato. Pero no, nunca pidieron la independencia ni la secesión, contesté, solo querian justicia.
            Tengo la impresión de que mi respuesta no fue convincente.
0-0-0
            Creo que quedamos como la casa Ward gótico-georgiana, a la que por cierto ella me llevó. Yo le pedía que viera al zapatismo como yo esperaba que lo viera un periodista europeo. Para ella era una versión latinoamericana de la guerra en Irlanda del Norte: terroristas matando por la secesión. ¿O qué más podían ser unos señores con máscaras y rifles?
0-0-0

lunes, 22 de marzo de 2010

"Tolvanera" de Roberto Zamarripa en Reforma, 22 de marzo de 2010

Reproduzco la columna "Tolvanera", de Roberto Zamarripa, publicada este lunes 22 de marzo en Reforma, en donde cita la reseña dada a conocer en este blog sobre la conferencia de Eduardo Medina Mora en LSE el martes 16 de marzo pasado.

Voces de la guerra


Por Roberto Zamarripa

(22 marzo 2010).- "Este año, mi pronóstico o cálculo es que alcanzaremos 12 homicidios por cada 100 mil habitantes, mientras que tuvimos 11 el año pasado. Este año vamos a crecer, así como crecimos el año pasado también...".

Quien hizo esa escalofriante quiniela fue el embajador de México en Gran Bretaña, Eduardo Medina Mora, al impartir la semana pasada en la London School of Economics (LSE) la conferencia "Una visión del México contemporáneo".

Conforme la reseña de Emiliano Ruiz -periodista y becario mexicano en Londres- en su blog "Los Hijos de la Ira", el ex procurador justificó la estrategia gubernamental de violencia.

"El problema no es cuando encuentras violencia; el problema es cuando no la encuentras y estos grupos realmente ganan control de las instituciones, que es lo que está ocurriendo de alguna manera", dijo.

Encontremos la violencia, hasta donde tope. Aunque en las cuentas de Medina no hay una estimación de cuántos civiles inocentes estarán en esa lista de 12 asesinados por cada 100 mil habitantes. Sólo el fin de semana hubo por lo menos cinco víctimas inocentes de un total de 60 muertos. Dos estudiantes de excelencia del Tec, una ama de casa, dos niños en un camión escolar...

0-0-0 
 
Operaciones de inteligencia de la Marina descubrieron que Rogelio González, alias El Roy, director de Alcoholes de la alcaldía de Monterrey, era un colaborador de Los Zetas. El 19 de marzo El Norte publicó los resultados de la prueba de confianza de González -hecha en octubre del 2009- donde fue calificado como "No apto" y a pesar de ello, Larrazabal lo contrató como funcionario. El alcalde aseguró en entrevista que no conocía el dictamen porque sólo le dieron cuatro hojas del reporte y no las siete que contenía el documento (El Norte, 20/03/10).

Cuando Monterrey fue desquiciado por los bloqueos del narco, Larrazabal dijo que sicarios pretendían impedir la llegada de las fuerzas federales a Monterrey. Al día siguiente informes del Ejército mexicano indicaron que elementos de la policía municipal de Monterrey auxiliaron a los sicarios en esos bloqueos. Eran Polizetas, policías a sueldo de la alcaldía trabajando para el narco.

¿Y Larrazabal pasó el examen de polígrafo?

 0-0-0
 
La madrugada del viernes 19 hubo una batalla alrededor de las instalaciones del ITESM, el Tec de Monterrey. El jército reportó la muerte de dos sicarios. Un comunicado oficial del Tec afirmó: "Ningún integrante de nuestra comunidad de estudiantes, profesores o empleados resultó afectado". El sábado por la tarde el Tec rectificó: las dos víctimas eran los estudiantes Jorge Antonio Mercado Alonso, originario de Saltillo, y Javier Francisco Arredondo, de Baja California, ambos de la Escuela de Ingenieros y distinguidos con excelencia académica.

 
 
En Facebook fue abierto un grupo denominado "Yo sobreviví a la balacera del Tec" donde estudiantes narraron sus experiencias:
 
Diana: Ya está el ejército en el Campus!

Dulce: En estos momentos el Ejército está entrando al Tec; se busca a 8 sicarios dentro de las instalaciones al parecer hay 6 estudiantes heridos y tres muertos, estamos en las residencias y desde aquí estamos viendo todo. Por favor, compañeros, no salgan de sus cuartos.

En el foro supieron que los dos muertos en la balacera eran estudiantes.

María: Si eran estudiantes los dos muertos de la balacera... de posgrado, lo acaban de pasar en las noticias y Rangel pidió disculpas por el comunicado donde dice que no eran. RIP compañeros Borregos.

Después de eso el foro cambió el nombre a "DOS estudiantes muertos, CERO sicarios muertos y CERO detenidos, qué bien" y al final quedó en "Comunidad ITESM unida por la paz".

Patricia: Debemos asumir nuestra responsabilidad en esta situación social, no se vale sólo quejarnos, seamos honestos; las drogas circulan entre los estudiantes... disminuyamos el consumo, el monstruo sólo se hace más grande si lo alimentamos.

Diego: Por qué y quién le colocó las armas a los estudiantes ya fallecidos? Para encubrir un asesinato?

- Era para que la prensa manejara la versión de presuntos sicarios?

- Dónde están las cámaras de seguridad del TEC, así como información de la caseta de seguridad?

- Por qué el Rector del Tec de Mty no canceló clases y actividades para investigar los hechos?

- Hasta cuándo tú o tu familia, podrá vivir tranquilamente en México o cuándo te va a tocar estar en el momento inadecuado como Javier y Jorge?

Son, algunas, voces de la guerra.

 
tolvanera06@yahoo.com.mx 



Copyright © Grupo Reforma Servicio Informativo

jueves, 18 de marzo de 2010

2010 será más sangriento que 2009.- Medina-Mora

Por Emiliano Ruiz Parra

Londres.- El embajador de México en el Reino Unido, Eduardo Medina-Mora, acudió el martes a la London School of Economics (LSE) a defender la guerra contra el crimen organizado que libra desde diciembre de 2006 el gobierno federal, y que ha provocado 16 mil muertos. Ante un público que le cuestionó su mirada triunfalista, Medina-Mora pronosticó que 2010 será aún más sangriento que 2009, y que le tomará a México una generación construir las instituciones de seguridad capaces de enfrentar a los cárteles.
“Este año, mi pronóstico o cálculo es que alcanzaremos 12 homicidios por cada 100 mil habitantes, mientras que tuvimos 11 el año pasado. Este año vamos a crecer, así como crecimos el año pasado también. En Colombia tuvimos 38 homicidios por 100 mil habitantes; se tienen más de 30 en Brasil, arriba de 40 en Venezuela. Esto no es acerca de la violencia, esto es acerca de cómo se concentra la violencia geográficamente y cómo se lleva a cabo” [1], dijo.
El ex procurador general de la República (2006-2009), ex secretario de Seguridad Pública (2005-2006) y ex director del CISEN (2000-2005) se enfrentó a su primer foro académico como diplomático en Londres, en donde ofreció la conferencia “Una visión del México contemporáneo” de apenas 25 minutos, de los cuales una tercera parte los dedicó a seguridad. Sin embargo, fueron las preguntas del público las que lo llevaron a dar una explicación amplia sobre la guerra contra el narcotráfico.
Afirmó que el objetivo no es terminar con el tráfico de drogas, porque eso es imposible. Lo que se busca es fragmentar a las organizaciones criminales a tal punto que dejen de plantear una amenaza a la seguridad y libertad de las personas y al control del Estado sobre porciones del territorio. Colombia, añadió, es un buen ejemplo de ello. Al final, el propósito es pasar de un problema de seguridad nacional a un problema policiaco.
De acuerdo con Medina-Mora, la violencia que deja esta guerra es un síntoma positivo. La ausencia de violencia significa que las organizaciones de tráfico de drogas se han apoderado de las instituciones: “El problema no es cuando encuentras violencia; el problema es cuando no la encuentras y estos grupos realmente ganan control de las instituciones, que es lo que está ocurriendo de alguna manera”[2].

Una generación para construir instituciones
La tarea del gobierno para ganar la guerra contra el narcotráfico es construir instituciones confiables (sound institutions) que sustituyan al Ejército. Pero a la velocidad que va la inversión en ellas, esta tarea tomará una generación[3], afirmó.
¿Pero cómo empezó todo? Según Medina-Mora, una condición innegable es la inelasticidad de la demanda de las drogas: son una mercancía cuyo mercado es estable a pesar de la variación de precios. Pero tres factores ocurrieron en los últimos años que modificaron las condiciones: el primero, que los Estados Unidos cerró la ruta del Caribe para el tráfico de drogas; segundo, que México le dio atribuciones constitucionales sobre seguridad pública a los municipios y que los Estados Unidos levantaron la prohibición de venta de rifles de alto poder que había estado vigente entre 1994 y 2004.
Aun cuando el Estado busque generar instituciones policiacas confiables, no aspira construir una policía nacional: “No una policía nacional porque eso es imposible de procesar políticamente y, más importante, es imposible de manejar la evolución del proceso en ese respecto”[4].
Aun cuando reconoció que 15 estados de la Unión Americana han legalizado la posesión de mariguana, el debate sobre la legalización de las drogas, aun seductor, dijo, es sólo académico, pues se enfrenta a dos problemas: el de la simultaneidad (que todos los países lo adopten al mismo tiempo) y a que las drogas “son ilegales por naturaleza”: la mariguana, por ejemplo, afecta la percepción del tiempo y el espacio y así pone el riesgo al consumidor y a terceras personas, de una manera que no es visible, como si lo es el alcohol cuando se ha ingerido en fuertes cantidades, dijo.

Un auditorio hostil y un compromiso con los derechos humanos
A continuación algunas de las preguntas del público:

Estoy muy impresionada sobre su actitud positiva sobre lo que ocurre en México. Usted dijo que algunos ciudadanos piensan que todo está mal y son excesivamente críticos. Quiero recordarle que México es un lugar lleno de crímenes políticos, en donde los más pobres sufren abusos fomentados por el Estado, por grupos paramilitares, en un sistema dominado por la impunidad, ¿cómo le hace para mantener su optimismo?

Habiendo sido procurador general y director del CISEN, no hay alguien con más conocimiento sobre lo que ocurre en México sobre asuntos de seguridad. ¿Cómo siente que haya sido un fracaso su área de trabajo?, ¿cómo se siente venir y decir a los mexicanos que todo está bien?, ¿cuándo vamos a dejar de culpar a otros de nuestros problemas? ¿Cómo embajador tiene alguna estrategia contra esta imagen que tiene México en el mundo, que nunca había tenido sino hasta ahora. Todo el tiempo los periódicos en el Reino Unido ponen que Bill Gates no es el hombre más rico del mundo, sino un mexicano, y al mismo tiempo, la BBC transmitió un programa, Trópico de Cáncer, que muestra los problemas y los asesinatos en México. ¿Cuándo vamos a reconocer que los problemas no están en los Estados Unidos, cuando vamos a reconocer que los problemas son las desigualdades que persisten en el país?

¿Estaría de acuerdo en que retirar la jurisdicción militar en caso de violaciones a civiles sería un paso adelante?, ¿cuáles son los otros retos que impiden a México convertirse en un país transparente y confiable, especialmente en materia de derechos humanos?

Es difícil celebrar el Bicentenario dadas las condiciones del país. Si hacemos una comparación entre la gente que estaba en pobreza extrema hace 200 años y ahora no encontraremos una gran diferencia. ¿Qué se puede traducir [lo que dijo] en beneficios para todos los mexicanos y no solo para un grupo de privilegiados?

¿Cómo se siente personalmente cuando se pone a México en la misma categoría que Pakistán y Yemen, de estados fallidos?

Eduardo Medina-Mora se defendió: en sus nueve años al frente de instituciones de seguridad pública percibió todo, excepto el fracaso. Comparar a México con Yemen y Pakistán no tiene sentido. Decir que México está igual que en la Independencia es no entender la historia para nada.
Transcribo su respuesta sobre los derechos humanos:
“Habiendo dirigido el área de seguridad pública del país, habiendo sido responsable de la Policía Federal Preventiva, habiendo sido muy activo no sólo en combatir el crimen organizado pero también enfrentando protestas sociales [afirmo que] el respeto a los derechos humanos no es sólo un mandato legal y ético a la fuerza del Estado, sino una necesidad para el éxito operativo. Si no se respetan los derechos humanos, si no respetas a los ciudadanos normales cuando cumples con tu deber, pierdes la capacidad de cumplir con tu deber. Es por eso que se necesita entrenamiento.
“No creo que el respeto a los derechos humanos sea algo ajeno al requerimiento operativo, sino todo lo contrario: no hay manera de ser operativamente exitoso sin respeto a los derechos humanos[5]”.
Cualquier similitud con el operativo en San Salvador Atenco, que dirigió el ahora embajador, es literalmente pura coincidencia.

                                                                    0-0-0





[1] “This year, my forecast or calculation is that we will reach twelve intentional homicides per hundred thousand members, we had eleven last year. This year we will grow up, as we went up last year as well. In Colombia, last year, they had 38 intentional homicides per hundred thousand. You have over thirty in Brazil, over forty in Venezuela. This is not about violence. This is about how this violence is concentrated geographically and how it is performed”.
[2] “The problem is not when you find violence, the problem is when you do not find violence and these groups really gain control of institutions and citizens’ lives, which in a way it is happening”.
[3] “To build up sound police institutions is a major challenge. I think it is going to take a generation if we keep on investing the money we are investing into this and we keep those objectives”.

[4] “Not a national police because it is impossible to process politically, and second, more importantly it’s impossible to manage the evolution process in that respect”.
[5] “Having headed the public security area of the country, having being responsible for the federal preventive police, having been very active not only in fighting organized crime, but also in addressing social protest, [I think] that human right respect is not only an ethical and legal mandate for the forces of the states. It’s an operational success requirement. If you do not respect human rights, if you do not have the respect for ordinary citizens when you fulfil your duty, you lose the ability to fulfil your duty. This is why you need training and a focus for the polices forces [inaudible] this is something that is really in the centre for the success possibility of the future, therefore, I don’t think that human rights respect is something out from the operational requirement but quite the contrary. There is no way to be operationally successful without respect for human rights”.

miércoles, 10 de marzo de 2010

No los une el amor sino el espanto o por qué se alían el PAN y el PRD

Por Cuauhtémoc Ruiz


La alianza del PAN con el PRD, Convergencia y lo que se agregue, va. Luego de los desastrosos resultados electorales que tuvieron el PAN y el PRD en las elecciones de julio del año pasado, el alma les ha vuelto al cuerpo. Su apuesta es que si suman sus votos podrán ganar algunas de las gubernaturas que se encuentran este año en disputa. De otra manera, en el caso de ir cada uno con su candidato, su destino sería sucumbir ante el PRI. Algunos de los líderes azules y amarillos miran más allá: si este año tiene éxito su alianza, entonces en 2011 podrían juntos conquistar el gobierno del Estado de México, lo que descarrilaría la inminente candidatura presidencial por el PRI del hoy poderoso prospecto a presidente del país Enrique Peña Nieto. En esa hipótesis, una alianza PAN-PRD con un candidato único a la presidencia de la República en 2012 parecería lógica y natural y podría tener muchas probabilidades de éxito. ¿Tendrá México un presidente proveniente de un matrimonio de la derecha con la “izquierda” del país?


La alianza exhibe el fracaso del gobierno Calderón
Las elecciones de julio del año pasado revelaron el fracaso de las principales políticas de Calderón, principalmente de su “guerra” contra el narcotráfico y de su impotencia para hacer frente a la crisis económica. En lugar de crear el millón de plazas laborales que la población demanda cada año, en estos meses se destruyeron más de medio millón de empleos formales. La población castigó en las urnas al PAN, aunque tampoco favoreció al PRD. Un pequeño aunque significativo sector anuló su voto en señal de protesta. Y el PRI, con su votación clientelar apareció como el triunfador.
Así que la alianza PAN-PRD es una suma de las debilidades de ambos partidos. Pero esta adición bastaría para ganarle al PRI, que sólo en apariencia es poderoso. Si se miran las estadísticas electorales, el tricolor no llega a alcanzar el 40 por ciento de la votación nacional, pero con eso ganó en julio pasado. Ninguno de los tres “grandes” partidos de la burguesía –PRI, PAN y PRD- es representativo de la mayoría de la ciudadanía, ya no digamos de la población nacional, un alto porcentaje de la cual se abstiene de sufragar. La alianza pan-perrediana exhibe la crisis en los partidos capitalistas, su incapacidad para entusiasmar tras de sí a la mayoría del pueblo trabajador.


Los del PAN se tapan la nariz pero se toman de la mano con el PRD
Pocas resistencias, menos de las que algunos suponían, ha encontrado esta política aliancista dentro del PAN y el PRD. En la dirección del partido en el gobierno, 41 de sus 42 miembros la votaron a favor. En el amarillo ninguno se ha desmayado, al contrario, se les ve rejuvenecidos por acostarse con el “enemigo”. Es que para todos ellos lo importante, lo determinante es estar en el Poder, manejar presupuestos, puestos de trabajo, estar en las nóminas y disfrutar de la “canasta básica” del funcionario que consta de vehículos, chofer, secretarias, ayudantes, viajes, gastos de representación y la oportunidad de pellizcar algo del dinero que pasa por sus manos o de hacer negocios. Los programas de gobierno son para ellos algo irrelevante porque, además, ¿en qué se diferencian los programas de los tres principales partidos? Ya antes hemos demostrado que frente a los grandes problemas nacionales como son la deuda externa, la relación con Estados Unidos, el trato de la clase trabajadora y campesina, etcétera, PRI, PAN y PRD son neoliberales, anti-obreros y anti nacionalistas.


El perdedor sería AMLO
Ha sido López Obrador el que se ha opuesto al concubinato. Lo ha hecho a nombre de sus supuestos principios izquierdistas. Pero que nos perdonen los (cada vez manos) seguidores de AMLO, porque no es así. Es que el tabasqueño sería el principal perdedor si esta alianza tiene éxito porque es evidente que el PAN no aceptaría apoyarlo ni siquiera a candidato a delegado por Iztapalapa. Ya antes en estas páginas hemos demostrado (en 2006) que su programa presidencial era tan neoliberal como lo es el del PAN o el PRI. Y AMLO en 2004 no dijo nada cuando su ahora partido valedor, el PT, se alió con el PRI en Oaxaca e hizo posible que Ulises Ruiz Ortiz desgobernara esa entidad.


Publicado en El Socialista 355

domingo, 14 de febrero de 2010

Adiós a la joya de la corona


LONDRES, 14 de febrero de 2010.- En abril de 2009 recibí un correo electrónico de Alex Brown, coordinador de la maestría en Teoría Política y Legal en University College London. Decía: “estoy impresionado con tu solicitud de ingreso a la maestría y, aun cuando no está en mis manos tomar la decisión final, recomendé insistentemente a la oficina de admisiones que te ofrezcamos un lugar”. Ése era el mayor elogio (I am impressed by your application) pero había más, que ya no recuerdo ahora. Su correo me llenó de orgullo y me hizo decidirme por UCL sobre London School of Economics (LSE), que también me había ofrecido un lugar —aunque me hubiera inclinado por el tercer programa al que oposité y del que fui rechazado, Estudios sobre la Guerra, en King’s College London. Le respondí que guardaría su correo como un tesoro, y que para mí era de enorme valor recibir ese reconocimiento del coordinador de la maestría que quería estudiar y que I was looking forward to meeting him. Me respondió amablemente, pero se disculpó porque no nos conoceríamos, pues le habían ofrecido una plaza de lecturer (un rango un poco abajo del professorship, que requiere cuatro libros publicados) en la Universidad de East Anglia.
Al poco tiempo de que llegué a UCL, me enteré que muchos compañeros, especialmente los extranjeros, habían recibido el mismo correo, exactamente el mismo, con las mismas palabras, la misma firma, y que Alex Brown estaba impresionado por sus aplicaciones tanto como por la mía. Mi grupo de la maestría se componía de más de 40 alumnos, pero no era el más grande del departamento de Ciencias Políticas, sino International Public Policy, que había admitido a más de 100 estudiantes.
Esa generosidad en la oferta de lugares no tenía como explicación solamente que los candidatos abrumáramos con nuestro talento a los coordinadores de los programas, sino a que el departamento ya había sido avisado de que la crisis financiera provocaría un recorte del presupuesto gubernamental a las universidades, de entre 5 y 10 por ciento. Desde hace una década, las universidades británicas han transitado de las cuotas simbólicas, casi gratuitas, a los cobros considerables, en la medida en que el presupuesto público se recorta. A pesar de ello, las clases medias aún pueden sostener a uno de sus hijos en una universidad. Una maestría como la mía cuesta 6 mil libras esterlinas para un estudiante británico, que además tiene posibilidades de conseguir una beca que le reduzca la mitad de la cuota. Debido a la integración, los ciudadanos de los países de la Unión Europea tienen derecho a ese mismo precio.
La suerte cambia para los “overseas students”, es decir, a aquellos que venimos de África, América Latina y Asia, para quienes el costo del mismo programa frisa las 14 mil libras. Otros programas igualmente de un año pero de ingenierías o ciencias aplicadas alcanzan las 18 mil libras (cerca de 400 mil pesos). En este caso, sin embargo, hablar de África y América Latina es una exageración, porque son pocos los alumnos de estas regiones que llegan acá. Desde hace unos años China (55 mil) y la India (35 mil) proveen el mayor número de estudiantes internacionales a las universidades británicas. En total, el número de estudiantes extranjeros se triplicó entre 1996 y 2008, para llegar a 513 mil estudiantes, a sólo 110 mil de los Estados Unidos, la potencia mundial en captación de divisas a través de estudiantes de otros países.
                Pero “la corona está a punto de perder una de sus joyas”, como le escribió el Roussell Group a Gordon Brown, primer ministro de la Gran Bretaña. En esta organización se coordinan las 20 universidades más prestigiosas del Reino Unido, Cambridge, Oxford, Imperial College y LSE entre ellas. El recorte de dos mil 500 millones de libras al financiamiento público de las universidades que anunció Gordon Brown, dicen, los pondrá de rodillas y arriesgará instituciones que ha llevado 800 años construir.
                 Cada estudiante no europeo vale tres veces más para las finanzas de las universidades. Pero  ese valor es también una manzana envenenada. Los cursos que prefieren los extranjeros son los relacionados con negocios y administración, en donde representan el 83 por ciento de la matrícula, según el Consejo Británico. La filosofía y la literatura casi le tienen sin cuidado a los no europeos, que vienen a adquirir herramientas técnicas. Y, al ser el hilo más delgado, las humanidades serán las primeras en pagar el costo del recorte. Una disciplina está por ver sus últimos días en el Reino Unido: el único catedrático en paleografía en el país, David Ganz de King´s College London, será despedido en septiembre como consecuencia de la continencia financiera. Al respecto, John Crace, articulista de The Guardian, comenta: “renunciar a la paleografía es como renunciar a una ciencia, a un arte o a una cultura. Es como decidir que ya sabemos lo suficiente sobre el pasado y que no tenemos por qué molestarnos en averiguar más”. Además, los maestros, que de por sí se desarrollan en un ambiente altamente competitivo (para un plaza suelen opositar unos 150 candidatos), se verán forzados a volver a concursar por las plazas que ya tienen. Se estima que unos 533 profesores perderán sus trabajos.
                “El recorte impactará principalmente a la enseñanza. Habrá menos profesores, tendrán menos tiempo para preparar sus clases y se empleará a estudiantes de doctorado como profesores, porque cobran mucho menos”, me dice un profesor de la Escuela de Estudios Orientales y de África, SOAS, que forma parte de la Universidad de Londres. Y ya empezó a ocurrir. En UCL, en donde los grupos crecieron hasta a 100 alumnos este año, los profesores no alcanzan para supervisar las dissertations, como se les llama a los artículos de 10 mil palabras que los alumnos deben entregar para recibir su título de maestría, y se les ha ofrecido ser asesorados por estudiantes de doctorado. Pocos lo han aceptado: “¡cómo me va a asesorar un alumno que hace un año estaba igual que yo!”, me comenta una compañera, una más de las que impresionaron muchísimo al coordinador de su maestría en su application.
                Pero la crisis financiera, además de traer recortes, ha traído también xenofobia. Un número importante de británicos, medios de comunicación, el Partido Conservador y, por supuesto, el racista Partido Nacionalista Británico, creen que los extranjeros se están quedando con los empleos de los nacionales. Hasta qué punto hay de cierto en esto, no me importa ahora, pero ya ha empezado a tener consecuencias en el aula. Por primera vez, se toma asistencia en los cursos de maestría. La razón, nos explicó Richard Bellamy, jefe del departamento de Ciencias Políticas, es que la oficina de Migración pide las listas para ver si los estudiantes que no son de la Unión Europea acuden a clases. Hay jóvenes que se matriculan en un curso, obtienen la visa de estudiante, que permite trabajar medio tiempo, y no se paran nunca en el salón, argumentan las autoridades migratorias para justificar que por primera vez en este país la inasistencia a clases te haga candidato a la deportación.
                Y, sin embargo, no se siente en UCL un ambiente de movilización. Sólo el sindicato de estudiantes, la UCLU, ha pegado carteles advirtiendo que con el recorte las cuotas para estudiantes no europeos llegarían a las 40 mil libras —cerca de 900 mil pesos por una maestría de un año con 20 semanas de clases efectivas—, que la biblioteca cerraría los fines de semana y que desaparecerían los fondos para las sociedades de estudiantes. Los alumnos de los departamentos de lenguas han pegado sus propios carteles rechazando la fusión de todos ellos en una sola oficina. Pero no se siente ese ambiente como el que vivió la UNAM en 1999, cuando el reglamento que imponía las cuotas provocó una huelga inicialmente masiva y la politización de estudiantes que por primera vez en su vida se movilizaron por defender su derecho y el de generaciones futuras a estudiar.
                “La joya de la corona”, como la defienden los rectores de las 20 universidades más prestigiadas del Reino Unido, descansa en el financiamiento público, y en la idea de que la educación superior es un derecho, más que un privilegio para el que haya que ahorrar toda la vida, como en los Estados Unidos. Pero algo de eso está por cambiar: quizá su perfil humanístico se volverá más pequeño y cada vez más provinciano tanto en tiempo como en espacio, mientras que seguirá fortaleciéndose la división que enseña negocios. Un futuro extraño para, por ejemplo, Oxford, la casa de WH Auden, Isaiah Berlin, Cecil Day Lewis, TS Elliot, William Golding, Graham Greene, Lewis Carroll, Oscar Wilde…
0-0-0