sábado, 5 de mayo de 2012

"El derecho de las bestias", de Rolando Diez-Laurini

"El derecho de las bestias" es un mundo en sí mismo en donde el lector se puede internar como en un bosque, conocer sus rincones, sus habitantes, y sentirse cobijado. Tiene suspenso, intriga e incertidumbre; despierta el interés del lector, lo mantiene preocupado, intrigado en qué va a ocurrir, cómo se va a resolver el conflicto principal y cuál será la importancia de los conflictos secundarios. Eso habla de un dominio técnico que es el espíritu de la novela, en particular de la novela negra y la policiaca, y ése ya está en manos de Diez-Laurini.

Hay también una inteligencia estructural (me encanta cómo juega el autor con la repetición de la escena en donde el detective dado de baja, Jack Black, llega a la mansión Göring para avisarle al padre que su hija ha sido secuestrada). Muestra un manejo muy astuto de los tiempos: corre una carrera y luego vuelve lentamente sobre sus pasos, desdobla el conflicto y crea un ambiente de enajenación, como un delirio dirigido. Eso, lo hace repetidamente y con éxito, pues no sólo aporta al misterio, sino al ritmo de la lectura. El lector sabe algo que lo intriga, da un paso adelante, pero luego descubre algo diferente en lo que creía ya saber. Esa es una habilidad que demuestra oficio novelístico.

Posee escenas escritas con mano maestra, en especial las del alcoholismo de Johan Nelson. La historia de las brujas pelirrojas y su asesinato está también elegantemente contada, y la atmósfera terrorífica se logra perfectamente. En ese sentido, la novela no le pide nada a las mejores descripciones de alcoholismo y drogadicción de los beatniks; y las descripciones del bosque y la mansión Göring saben perfectamente a prosa neogótica, a Poe y a Baudelaire. Creo que esta novela tiene dos ingredientes esenciales: la estructura y la prosa, manejados de forma novedosa y atractiva. Si duda, una lectura que vale la pena realizar.

1 comentario:

  1. Me interesé en el autor, debido a que recién leí su prólogo a "La llamada de Cthulu: relatos y poemas de espacio sideral" una recopilación de H. P. Lovecraft (2016).
    Me emocionaron tanto esas 7 páginas, que a mi juicio establecen un referente sobre como un escritor (magnífico) debe escribir un prólogo. Ahora, me daré a la tarea de buscar, hasta encontrar "El derecho de las bestias".

    ResponderEliminar